Mes: Junio 2016

Zumos verdes y embarazo

Qué son los zumos verdes?

Tenemos una nueva moda; la moda de “los zumos verdes”. Como bien sabréis, todas las modas van y vienen, y según mi opinión, se trata de quedarnos con aquello que más nos interesa o nos puede beneficiar y estar abiertos a otras opciones.

Los “zumos verdes”, son zumos hechos a base de vegetales, especialmente de hojas verdes como la lechuga, las espinacas, las acelgas, el diente de león…, y una proporción más pequeña de frutas con el fin de aportar un toque de dulzura al zumo.

También existen zumos de otros colores, pero el nombre genérico ha quedado como “zumos verdes”. Todos ellos son ricos en vitaminas, minerales, antioxidantes y otros fitonutrientes (sustancias imprescindibles para el buen funcionamiento de nuestro organismo) porque es la naturaleza nutricional de los alimentos de origen vegetal, es decir, no es una virtud de los zumos sino de las frutas y las verduras.

 

Los zumos de moda se extraen desde siempre, a través de una licuadora que separa por un lado, el zumo, y por el otro, la fibra soluble del vegetal/fruta. Algunas marcas, defienden que su licuadora extrae los zumos a bajas revoluciones y en frío y que eso permite al zumo, conservar mejor sus propiedades. Según mi opinión, si hacemos zumos de vez en cuando es una buena opción, seguramente la mejor si tenemos espacio en casa para tener una licuadora, pero recuerda que siempre mantendremos y aprovecharemos más los nutrientes de los vegetales y las frutas si los comemos enteros, porque evidentemente estarán menos procesados.

Además existe una gran diferencia entre comer frutas y vegetales a mordiscos o ingerirlos en forma de zumo por el aporte de fibra: en un zumo no hay tanta fibra como la hay en una fruta o verdura que nos comemos a trozos y esto puede ser un inconveniente en algunos casos, se trata de saber cuando nos puede ir bien y cuando no.

La importancia de comer alimentos de verdad

Recuerda, que ahora que estás embarazada, tienes una necesidades aumentadas de todas estas sustancias imprescindibles (micronutrientes) que están presentes en todos los alimentos frescos como las frutas, las verduras, los frutos secos y semillas, la carne (mejor ecológica), el pescado (que no sea de piscifactoría), los granos integrales ecológicos, las legumbres…

En concreto, necesitas ingerir un mínimo de 2 raciones de verduras o hortalizas (combinando crudas y cocinadas) y un mínimo de 3 raciones de fruta al día, pero podrías consumir (y te recomiendo) al menos una o dos raciones más, en especial de hortalizas.

Si antes no lo hacías, ahora es el momento de empezar a cambiar tu alimentación hacia una de más saludable, prescindiendo de alimentos procesados (con muchas calorías, azúcar refinado, grasas saturadas o TRANS, aditivos y pobres en micronutrientes y fibra).

Los alimentos frescos, ecológicos y poco procesados serán siempre la mejor opción porque te saciaran más, te nutrirán más, te satisfarán más… y por eso, necesitarás menos cantidad y el coste económico será igual o menor.

Ventajas e inconvenientes de los zumos

¿Para qué te pueden ir bien los zumos?

Para cumplir con las raciones mínimas recomendadas de frutas y hortalizas si te cuesta llegar a ellas a través de la alimentación.

Si durante el último trimestre tienes presión estomacal, pues con los zumos conseguirás el cóctel de vitaminas y fitonutrientes de una forma más sencilla (es más fácil beber un zumo que masticar una ensalada).

Para cambiar tu rutina y hacer algo diferente en días puntuales.

¿Cuándo no te los recomiendo?

Si sufres estreñimiento, típico durante la gestación, los zumos no serán favorables porque contienen menos fibra que las verduras y frutas enteras.

Si tienes el estómago delicado, pues a veces, algunos vegetales crudos pueden ser difíciles de digerir.

Si tienes diabetes gestacional, pues es preferible que optes por consumir frutas enteras, con toda su fibra que ayude a controlar la absorción de azúcar de una forma progresiva.

Si tienes mucha hambre, porque en este caso, la masticación de los vegetales y frutas, en vez de consumirlos en zumo, te ayudará a controlar el apetito.

Si tienes poca hambre, te pueden llenar demasiado debido a su gran aporte de agua y por consiguiente no comas suficiente de los otros grupos de alimentos que también son importantes.

Para hacerte pasar la sed es mejor que lo hagas con agua.

Entonces… ¿puedo tomar zumos verdes si estoy embarazada?

Poder, puedes hacerlo, eres libre de decidir, pero si te fijas en las ventajas e inconvenientes, verás que la balanza se decanta claramente para que comas las frutas y verduras enteras.

Solamente te recomendaría 1 zumo al día (con una ración de cada) en el caso que no seas capaz de llegar a las recomendaciones mínimas para asegurar el aporte de al menos la mitad de lo recomendado pero complementar la otra mitad con alimentos a mordiscos.

TEN EN CUENTA QUE:

Las hojas verdes son ricas en ácido fólico y folatos, imprescindibles para asegurar un buen desarrollo del feto y evitar espina bífida.

En la parte externa de las frutas y verduras (pela) es donde hay más vitaminas y minerales, con lo que te recomiendo que si son ecológicas las ingieras o las licues con piel.

Debes priorizar los alimentos vegetales poco procesados para cubrir con los requerimientos de fibra en el embarazo.

Si en el embarazo te quieres permitir algo, porque te lo mereces, cómprate frutas y verduras de calidad, a poder ser ecológicas y disfruta de todo su sabor… a mordiscos!

Laia Puigdellívol Saez, Dietista-nutricionista nº col 00769 para el CODiNUCAT

Especialista en embarazo i alimentación infantil.

el vestido “no puedo vivir sin él” de esta temporada para embarazada

Este mes de junio queremos rendir homenaje al vestido. No os pasa cada verano que de repente aparece un vestido que nunca te quitarías? Una prenda fácil y relajada, un “dos en uno” que te pones sin pensar y que, dependiendo de cómo lo combines, tiene mil caras!

Hemos hecho una pequeña selección de los que más nos han gustado para la embarazada de esta temporada… Seguro que no podrás vivir sin él! 😉