La calabaza, además de ser la reina del otoño es muy recomendable durante el embarazo. Su alto contenido en antioxidantes protegen tanto a la madre como al bebé de factores ambientales además de reducir el dolor, la inflamación y el riesgo de infecciones. El manganeso es un mineral predominante en la calabaza que ayuda al crecimiento de huesos y cartílagos. Su buen nivel de Vitamina A y C ayuda a fortalecer las membranas mucosas, la cual cosa ayuda también a combatir infecciones tanto de la madre como del bebé. Y es ideal para prevenir la retención de líquidos gracias a su alto contenido en agua, potasio y su bajo contenido en sodio.

Las pepitas o semillas de la calabaza son un alimento muy recomendable también durante el embarazo ya que aportan ácidos grasos omega 3 y 6, así como cinc y vitamina E

crema_calabaza

Ingredientes:

  • Una calabaza
  • Un puerro
  • Una patata
  • Caldo vegetal
  • Aceite de oliva
  • Semillas de calabaza

Preparación:

Pelamos la calabaza y la cortamos a dados de unos 2 cm., hacemos lo mismo con la patata y el puerro. En una cazuela calentamos un poco de aceite y salteamos las verduras hasta que queden doraditas, seguidamente añadimos el caldo vegetal (o agua mineral en su ausencia) caliente hasta cubrir los ingredientes, le añadimos sal y pimienta, lo tapamos y lo dejamos a fuego bajo unos 15-20 minutos hasta que la patata y la calabaza estén blanditas. Lo trituramos hasta que nos quede una textura homogénea y si falta líquido le podemos añadir un poco más de caldo.

Al servirlo espolvoreamos unas semillas de calabaza por encima, lo aliñamos con un chorrito de aceite de oliva y LISTO! Es una receta sencilla y rápida ideal para cada día, además se conserva muy bien durante 5-6 días en el frigorífico…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *