Seguramente has oído a hablar de que la lactancia materna es la mejor de todas, de hecho, hace muchos años, era la única opción, la natural, la que la vida nos ofrece.

Natalia Vodianova – instagram

Se recomienda empezarla antes de la primera hora del nacimiento del bebé y ofrecerla “a demanda”, es decir, cada vez que el bebé la quiera. Hay distintas recomendaciones entorno el tiempo de duración, pero entre las entidades públicas más reconocidas (OMS, UNICEF, AAP, AEP…) se reafirma que, como mínimo, debe mantenerse durante los primeros 6 meses de vida de forma exclusiva y, a partir de dicha edad, continuarla conjuntamente con la introducción de alimentos hasta el primer año de vida (AAP,2012), hasta los 2 años o más (OMS, 2010) o hasta el deseo mutuo de madre y niñ@ (AAP,2012).

Posiblemente si estás esperando el primer hij@, estés confundida y no sepas del todo qué quieres hacer cuando nazca. Te animo que, ante todo, lo pruebes y no decidas nada sin haber pasado por la experiencia…

Otra opción diferente a tu “leche” nunca será lo mismo, es imposible. Tu leche está diseñada exclusivamente para el ritmo de crecimiento de tu bebe, porque a medida que él succionará, tu irás produciendo leche adaptada a sus necesidades (con más o menos grasa, proteínas, con factores enzimáticos que harán la leche más digerible, con componentes inmunológicos que refuerzan su sistema inmune…) Además, siempre tendrá sabores distintos en función de tu alimentación y esto proporciona una primera educación alimentaria, es decir, se ha comprobado que los niños que son amamantados con leche materna tienen más aceptación a la hora de introducir y comer nuevos alimentos.

Debes saber que además de los beneficios afectivos y de nutrición que comportan dar el pecho a tu bebé, también se han constatado otros beneficios para la madre como:

  • reducción del riesgo de hemorragia posparto
  • reducción del riesgo de cáncer de mama (especialmente en premenopáusicas) y de ovario
  • reducción del riesgo de desarrollar diabetes tipo 2
  • ayuda a metabolizar el peso ganado durante el embarazo
  • menor riesgo de sufrir artritis reumatoide (cuanto más tiempo dure la lactancia)
  • menor riesgo de enfermedades del sistema cardiocirculatorio: hipertensión arterial, hiperlipidemia…

 

TODAS LAS MUJERES ESTAMOS PREPARADAS FISIOLÓGICAMENTE PARA DAR EL PECHO, seas de las que tienes mucho pecho o poco, el mugrón más bien grande o pequeño, seas delgada o obesa, durante los primeros meses o al 1r año o más del bebé, tanto si comes bien o si comes mal… La naturaleza es sabia y nunca dejaría que un bebé inofensivo recibiera una leche en mal estado, por eso, si no te estás alimentando bien y estás amamantando a tu hij@, puedes tranquilizarte (relativamente) porque a él no le va a faltar de nada, pero sí a tu organismo, que es el que va a salir perjudicado de esta situación.

Es real que la lactancia no siempre es de color de rosa, de hecho, es muy importante que lo sepas, porque si pasas por unas grietas o una mastitis sin preverlo te puedes agobiar. La información es poder y, por eso, tienes la ventaja de estar preparada mentalmente y poder recorrer a un profesional sanitario especializado para solucionarlo.

@nuroobaby

Hay chicas que, aunque crean en los beneficios de la lactancia y que sepan que los primeros días pueden ser algo dolorosos, les sobrepasa el hecho de sacar la “teta” todo el día, sea donde sea y delante de cualquiera. La vergüenza es totalmente legítima y evidentemente esto es un hándicap para ellas. Si eres vergonzosa, puedes intentar programarte más o menos las salidas para evitar dar el pecho delante de la gente, siempre puedes quedarte en tu coche, llevar una muselina o un pañuelo de cuello para taparte un poco…

Cada vez hay más sensibilización con estos temas y que a menudo, pensamos “¿qué estará pensando este de mi?” Pues os animo que dejéis de pensar en esto y penséis en vosotras mismas, en hacer aquello que sentís en cada momento, sin estar condicionadas por los perjuicios de los demás y que paséis por un momento tan mágico y especial como lo es la lactancia materna.

Laia Puigdellívol Saez  / Dietista-nutricionista col. nº769 por el CODiNUCAT / Especialista en alimentación infantil

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *