En plena era de productos de proximidad, alimentos km. 0, slow food,  mobilidad sostenible, etc… es el momento de cambiar el chip y planear unas vacaciones SLOW, que al final vienen a ser los veraneos que hacían nuestras familias en aquellos maravillosos años… La idea es escoger un destino cercano para poder llegar comodamente en tren o coche, alojarse en un entorno tranquilo, ya sea apartamento o hotelito familiar, y disfrutar de los pequeños tesoros de la región, sin horarios ni planes agotadores, todo muy a medida de lo que apetezca en cada momento, con tiempo también para una buena novela, un baño relajante y saludables comidas…

  • Si te gusta cocinar opta por un apartamento, en caso contrario, es preferible un hotel familiar donde controlar la alimentación sea fácil. Recuerda beneficiarte de los productos locales.
  • organizar la salida con antelación hace que las vacaciones empiecen antes del viaje y además te ahorras los nervios de prepararlo todo a última hora.
  • muy importante: hacer una lista completa del equipaje y de la ropa que vas a llevar, esta tiene que ser cómoda, igual que los zapatos, la chaqueta de entretiempo para la noche y los foulares contra corrientes y aires acondicionados van a ser tus aliados.
  • para el viaje, en tren o en coche, evita ropa con gomas en la cintura. Llevar algunos caramelos encima puede ser vital para combatir las náuseas, ya que las embarazadas tienen más probabilidad de marearse.
  • la botellita de agua siempre va a viajar contigo! Es muy importante beber líquido frecuentemente.
  • disfruta de plácidos paseos sin mucho desnivel para evitar que el ritmo cardíaco se acelere demasiado.
  • recuerda llevar un informe con los datos clínicos del embarazo por si fuera necesario visitar algún médico de la zona, por lo que también es importante asegurar que la atención médica está bien cubierta por si surge algún problema.
  • Si se viaja durante el tercer trimestre del embarazo es recomendable preparar un neceser con lo imprescindible por si se diera el caso de un parto prematuro. Así como también una lista de teléfonos importantes como familiares, taxis, urgencias, etc…
  • El periodo de menos riesgo para emprender un viaje es el segundo trimestre de embarazo a partir de la semana 18ª, ya que el embrión ha superado las dificultades de implantación y el volumen del abdomen todavía no incomoda demasiado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *